Nuevo Ministro del Interior tiene tres retos prioritarios para el país

Las primeras reuniones están pactadas para este 26 de septiembre del 2022. El nuevo ministro del Interior, Juan Zapata, espera reunirse con el Alto Mando de la Policía, tras su posesión oficial. No ha querido pronunciarse públicamente hasta que su cargo se concrete del todo.

Pero su llegada se da en un momento crítico. El presidente Guillermo Lasso exigió la captura de Germán Cáceres, principal sospechoso del asesinato de María Belén Bernal. Y para que esto se concrete ha dado un plazo de una semana. La permanencia del comandante de la Policía Fausto Salinas está sujeta a este requerimiento. Lo mismo ocurre con los otros 18 generales.

El nuevo ministro tiene una serie de retos que asumir. Para Daniel Pontón, analista en seguridad, Zapata debe encargarse de la reestructuración de la Policía.

Según él, después de lo ocurrido en la Escuela Superior, la Policía no puede seguir igual. “El crimen de María Belén revela una serie de problemas estructurales y culturales en la formación”.

Por eso, cree que Zapata debe iniciar con una reforma de los procesos de ingreso a las escuelas policiales y el contenido de su adoctrinamiento. Además, de conformar un nuevo Mando.

A esta grave crisis se suma el fortalecimiento y reestructuración de unidades como la Inteligencia y la Policía Judicial.

Mario Pazmiño, experto en seguridad, dice que la Inteligencia tiene fallas estructurales y por eso no han capturado a Cáceres. Además, cree que se debe pensar en un organismo más independiente para investigar este tipo de hechos y no solo la Policía Judicial. “No puede ser juez y parte”.

La inseguridad y narcotráfico
Para otros expertos, el nuevo ministro también deberá centrar su atención en temas como la seguridad ciudadana y el narcotráfico. Ecuador atraviesa por el mayor incremento de muertes violentas y envíos de droga de su historia. A eso se suma que se viene una consulta popular cuyo objetivo es combatir a las mafias.

Wagner Bravo señala que se debe articular el trabajo con Fuerzas Armadas para disuadir al crimen organizado y las autoridades deben fortalecer los mecanismos de cooperación.

Los organismos de Derechos Humanos piden que el caso de Bernal sea manejado con más transparencia. En especial aspectos relacionados con la administración policial. Para Billy Navarrete, hay que esclarecer las implicaciones legales y penales que tienen los altos mandos. “No se conoce con certeza por qué se da la salida de los dos generales”.

La reacción policial
Por otro lado, los expertos dicen que se debe analizar cómo la Policía toma la posesión de Zapata como ministro del Interior. Recuerdan que él fue parte de la institución, pero salió sin ocupar altos grados jerárquicos.

Algo contrario a su antecesor Patricio Carrillo, quien lideró las filas policiales como comandante General, en el gobierno de Lenín Moreno.

No obstante, su salida ha sido aplaudida por gran parte de colectivos de derechos humanos y de mujeres por el mal manejo de la crisis con relación al femicidio de la abogada Bernal.

Fuente: EC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: