Las organizaciones indígenas ingresan al ágora de la Casa de la Cultura

Como un gesto para el inicio del diálogo, el Gobierno permitió el ingreso de los manifestantes al ágora de la Casa de la Cultura y al parque de El Arbolito.
Aunque los cierres de vías se mantienen en distintos puntos de Quito, principalmente en sus accesos, en la ciudad la calma se ha mantenido, al menos hasta las 12:00 del 23 de junio de 2022. Los manifestantes indígenas que estaban apostados en la Plaza Indoamérica, de la Universidad Central, en Quito, caminaron hacia la Casa de la Cultura en dónde se prevé la realización de una asamblea.

Sin embargo, fuera de Quito los reportes de hecho violentos se mantienen. Estas son las principales novedades de esta jornada:

Jiménez hace una segunda llamada al diálogo

Después de que los primeros manifestantes ya habían ingresaro al Ágora de la Casa de la Cultura, el Gobierno confirmó que permitió el ingreso de las organizaciones sociales a esa institución “para que no haya violencia, ni tampoco excusas”. El ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, dijo que esta decisión del gobierno nacional “tiene como único propósito que cesen los cierres de vías, las manifestaciones violentas, y los ataques en distintos lugares de nuestro país”. Pero también que “exige, como respuesta, la libre movilidad de personas y de bienes, especialmente alimentos y medicinas, y que la protesta social se realice dentro del marco de la ley”. Y terminó haciendo una nueva invitación para “iniciar de manera inmediata el diálogo”.

La marcha indígena se dirige a la Casa de la Cultura

Poco antes del mediodía, los indígenas que estaban concentrados en la Universidad Central del Ecuador empezaron su caminata hacia la Casa de la Cultura.

 Las mujeres están al frente de la marcha. Leonidas Iza, presidente de la Conaie, pidió que sea una movilización pacífica. Incluso instó a sus compañeros a identificar y detener a quienes lancen piedras o promuevan la violencia. Al mismo tiempo, la Policía retiró todos los obstáculos que se habían colocado para proteger la Casa de la Cultura.

El paso está totalmente abierto para la marcha indígena.

El acceso de la Casa de la Cultura era uno de los pedidos de las organizaciones sociales al Gobierno para concretar un posible diálogo que permita terminar con el paro nacional. A las 12:10, los primeros manifestantes indígenas ingresaron al ágora de la institución.

Gobierno flexibiliza cerco policial Cerca de las 11:45, empezaron a retirarse los uniformados que estaban apostados en las avenidas 12 de octubre y Patria. Se espera el paso de los indígenas a la Casa de la Cultura como un posible primer paso para el inicio del diálogo entre el Gobierno y las organizaciones sociales.

Las organizaciones sociales definen acciones

Las organizaciones nacionales que respaldan el paro mantendrán una asamblea popular en la Universidad Central. Participarán Leonidas Iza, de la Conaie, Eustaquio Toala, de la Feine, y Gary Espinoza, de la Fenocin.

Ellos se reunirán con los dirigentes indígenas y campesinos de todas las provincias que están reunidos en Quito. Una vez que se tomen las decisiones colectivas en esta cita, los manifestantes se unirán en las afueras de la Universidad para marchar hacia la Casa de la Cultura, en el centro norte.

Esta movilización estará encabezada las mujeres, así como por Leonidas Iza, presidente de la Conaie, y los dirigentes de las otras organizaciones sociales. Mientras tanto, los ciudadanos concentrados en el lugar participan de un evento cultural en el ingreso del teatro universitario, con música y consignas de protesta. En la mañana, en las instalaciones del centro universitario, los manifestantes aprovecharon para limpiar el ingreso de la sede y descansar y alimentarse.

Calma en centro norte de Quito

En los exteriores de la Universidad Católica, en el centro norte de Quito, hay poca presencia de manifestantes que aún permanecen en la Universidad Salesiana, donde se albergan desde el 20 de junio de 2020.

Mientras que la Policía Nacional despliega un fuerte operativo en este sector con el objetivo de que los manifestantes no se tomen el Ágora de la Casa de la Cultura, situados a pocos metros de la Universidad Católica.

La policía también mantiene un importante operativo alrededor del edificio de la Fiscalía General, que la tarde del miércoles fue atacado por los manifestantes. Las autoridades también evaluaron los daños en el edificio de la Unidad de Flagrancia. William Calle, comandante de la Unidad de Mantenimiento del Orden, dijo que, al parecer, muchos de los manifestantes volvieron a sus comunidades por las dificultades que tienen para dormir y alimentarse.

Fuente: Primicias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *