En Ecuador hay 100.000 personas con demencia, el 60% tiene Alzheimer

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado que la enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia, acapara entre un 60 y 70 por ciento de los casos. Lamentablemente el número de personas con demencia está aumentando rápidamente.
 
La demencia afecta a nivel mundial a cerca de 50 millones de personas, de ellas alrededor del 70 por ciento padece Alzheimer. Pero, cada año se registran cerca de 10 millones de nuevos casos de demencia. Además, se calcula que entre un 5 por ciento y un 8 por ciento de la población general de 60 años o más sufre demencia en un determinado momento.
 
La OMS prevé que el número total de personas con demencia alcance los 82 millones en 2030 y 152 millones en 2050.
 
En Ecuador existen actualmente alrededor de 100.000 personas con demencia, de estas el 60 por ciento tiene Alzheimer, según la Fundación TASE.
 
Según la OMS, la demencia es una de las principales causas de discapacidad y dependencia entre las personas mayores en el mundo entero. Puede resultar abrumadora no solo para quienes la padecen, sino también para sus cuidadores y familiares.
 
La mayoría de los cuidadores de personas con demencia son familiares y “por cada persona con Alzheimer, al menos 7 personas de la familia se ven afectadas de algún modo”, a nivel físico, psicológico, emocional, económico y social, de acuerdo a datos de la Fundación TASE.
 
Por estas circunstancias la OMS ha reconocido a la demencia como una prioridad de salud pública. En mayo de 2017, la Asamblea Mundial de la Salud respaldó el Plan de acción mundial sobre la respuesta de salud pública a la demencia 2017-2025, que es un marco integral de referencia para las instancias normativas; los asociados internacionales, regionales y nacionales, y la OMS en las siguientes esferas: la evaluación de la demencia como prioridad para la salud pública; la concienciación y la puesta en marcha de iniciativas para satisfacer las necesidades de las personas afectadas; la reducción de riesgos; el diagnóstico, el tratamiento y la atención; los sistemas de información; el apoyo a los cuidadores, y la investigación y la innovación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *