El gobierno de Lenín Moreno cerró su gestión con pagos pendientes en el presupuesto por al menos $ 2.000 millones

La cifra hubiese podido ser menor si se llegaba a instrumentar el acuerdo de pago con el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, que ya estaba prácticamente listo.

De acuerdo con el exministro de Economía y Finanzas, Mauricio Pozo, la cifra de $ 2.000 millones es positiva si se toma en cuenta que hace apenas siete meses cuando él asumió el cargo había pagos pendientes por $ 3.000 millones. Si se hubiese concretado el acuerdo con el IESS, los pendientes hubiesen bajado a menos de $ 1.100 millones, pues la deuda con el IESS era de $ 913 millones, explicó.

En todo caso, Pozo expresó que en la medida de lo posible y la disponibilidad de los dineros se cumplió con los pagos pendientes. “Incluso dejé en la caja $ 280 millones, que es lo que habíamos estado manejando normalmente”. Reconoce que no se pagó el bono de $ 500 para quienes habían perdido el empleo por la pandemia, pero dice que estaba listo, por lo que el nuevo Gobierno sí podría.

Sobre el pago al IESS, el exministro Pozo sostuvo que se llegó al acuerdo y que consistía en un pago en efectivo con compromiso de inversión en bonos del Estado en diversas fechas, atendiendo las necesidades de caja del IESS. Sin embargo, la definición de las fechas demoró y por ello no se terminó el proceso. “El concepto del acuerdo estaba listo”, dijo.

Los pagos a proveedores quedaron con retrasos. Daniel Endara, representante de la Asociación de Proveedores impagos, que representa a empresas de las áreas de salud, tecnología, seguridad, limpieza, entre otras, indicó que de manera general hay aún saldos pequeños. Sin embargo, sí se han presentado problemas particulares que no terminan de solucionarse. Contó su propio caso con su empresa Intermédica, que según dijo tiene saldos pendientes del 2019, pero que no se le ha permitido facturar. Aseguró que ha ido al hospital al cual entregó sus servicios y también al Ministerio de Salud, pero lamentablemente lo le han dado una solución.

Entre tanto Raúl Delgado, presidente de la Asociación de Municipalidades del Ecuador (AME), señaló que el Gobierno no cumplió con todos los pagos. Solo se cubrió una parte de los pagos de la Ley de Equidad Territorial, y aunque se había ofrecido pagarles $ 17 millones del IVA, se terminó pagando $ 2 millones. Delgado dijo que ahora el Directorio de la AME ha resuelto invitar al ministro de Economía, Simón Cueva, para conversar sobre los caminos adecuados para que fluyan los dineros. Recordó que el presidente Lasso ha ofrecido que en 30 días se buscaría cumplir con parte de esas deudas.

Aunque los $ 2.000 millones son una cifra manejable, según el exministro Pozo, las necesidades de financiamiento del Gobierno y otros pagos pendientes engrosan las dificultades económicas que son herencia del anterior Gobierno. De acuerdo con Jaime Carrera, secretario ejecutivo del Observatorio de la Política Fiscal (OPF), el resultado fiscal a abril fue de un superávit de $ 14 millones, pero debido a que se sumaron inadecuadamente unos ingresos por $ 600 millones provenientes del SOAT.

Además, explicó que hay una deuda flotante de alrededor de $ 1.100 millones de años anteriores. También indicó que están las deudas con los GAD, universidades, e incluso deudas con empresas públicas que se tomaron como facilidades de liquidez. Hay un rubro de cetes que también quedaron con corte a abril en $ 2.700 millones. Recordó que el exministro Pozo ya aclaró que la necesidad de financiamiento no va a ser de $ 8.500, como se había indicado, sino de $ 11.600 millones. 

Fuente: El Universo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *