Consejos para comer sano en Navidad

Con el comienzo del mes de diciembre y con vistas a la llegada de las fiestas navideñas, ¿es posible comer sano en Navidad? Comilonas, dulces, alcohol… Los excesos nunca son buenos, por eso el Instituto de Obesidad propone unas pautas y consejos saludables para evitar el descontrol de peso durante estas fechas.

Los días previos y posteriores a las fechas señaladas, realiza una dieta de control, evitando comer en exceso grasas, féculas y alcohol. Este único consejo de control previo te ayudará a compensar el peso si realizamos alguna comida copiosa durante las Fiestas.

Utilizar técnicas culinarias que menos cantidad de grasa aporten a los platos que vamos a elaborar:

Al vapor: hervido o cocido.

Rehogado: especialmente para verduras.

Horno-asado: ideal para cualquier tipo de alimento, es una de las mejores técnicas de cocción, se elaboran alimentos con muy poca cantidad de grasa.

Papillote: se envuelve el alimento en papel de aluminio y se introduce en el horno, el tiempo necesario para la cocción oscila entre 15-20 minutos pero depende del tipo y la cantidad de alimento, normalmente esta técnica se utiliza para patatas, verduras y pescados.

Plancha: perfecta para todo tipo de carnes, pescados y algunas verduras.

Seleccionar alimentos con bajo contenido graso y de azúcares.

Evitar las patatas fritas y optar por elaborar la patata hervida, asada, al microondas o en puré con leche semidesnatada o desnatada y poco aceite o mantequilla.

Elige preferentemente verduras como guarnición: champiñones o setas salteadas con poco aceite, pimientos rojos o verdes asados, verduras en papillote (calabacín, berenjena, brécol…), rehogado de verduras (ajo, cebolla, pimiento verde, calabacín y tomate; o bien, ajo, cebolla, pimiento rojo, berenjena y tomate, también se le puede añadir un poquito de jamón serrano) o las muy variadas ensaladas.

Espárragos trigueros o guisantes salteados con ajo, jamón, etc

El alcohol, a diferencia de los alimentos, aporta calorías sin aportar nutrientes, es decir, proporciona energía no aprovechable para el organismo y esta energía en exceso será almacenada en forma de grasas.

A la hora de consumir los alimentos…
Conviene beber y comer despacio, con tranquilidad, masticando adecuadamente los alimentos. Esto nos permitirá saborear y disfrutar los alimentos, contribuirá a aumentar la sensación de saciedad y mejorará las digestiones.

Atención a los postres y dulces

Debemos prestar especial atención a los postres, en ocasiones son los responsables de causar pesadez durante las digestiones y descompensar a personas diabéticas.

No debemos añadir al menú postres extra, centrando el consumo principalmente en frutas de temporada como la piña y las frutas cítricas (naranja, kiwi,..), poseen pocas calorías y destacan por su digestibilidad tras las comidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *