Comercio electrónico, el gran ganador de la pandemia en América Latina

El emprendimiento es cualquier actividad nueva que hace una persona, que puede tener como finalidad de lograr ganancias económicas.

El Global Entrepreneurship Monitor, informe elaborado por la Escuela de Negocios de la ESPAE, cita que en este 2020 se analizó cuántos negocios habían sucumbido o cerrado debido a la crisis originada por el coronavirus. El 24,6 % de los encuestados en el país dijeron que cerraron por la pandemia, el 23 % señaló que ha sido fuertemente afectado en ventas y que estaría en riesgo de quebrar. Pero está la contraparte: hubo emprendedores que tuvieron una especie de despertar en tiempos de pandemia.

El boom obligó incluso a pequeñas empresas y comercios de barrio a incorporar tecnologías o adaptar herramientas de comunicación para conservar a sus clientes. “El covid-19 ha sido un acelerador de tendencias, y en el comercio electrónico ha sido muy fuerte. Más de diez millones de latinoamericanos que nunca habían comprado online lo están haciendo regularmente”, dijo Óscar Silva, experto en estrategias globales de la consultora KPMG México.

Algunos gobiernos buscan aprovechar la circunstancia y paliar el mayor gasto público generado por el nuevo coronavirus con impuestos sobre un sector en expansión. En Brasil, el Ministerio de Economía busca aplicar un impuesto de 0,2% sobre las transacciones electrónicas; en México también se pretende gravar las ventas online, adonde ha migrado buena parte del comercio informal.

Esta búsqueda de recursos se extiende a plataformas audiovisuales en línea o de pago como Netflix, que han salido fortalecidas de la crisis. Ecuador, por ejemplo, les impuso un IVA de 12% en septiembre. Las ganancias netas globales de Netflix aumentaron 166% en el segundo trimestre, frente a igual período de 2019, hasta los 720 millones de dólares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *