Uno de cada cinco electores en Ecuador es de la ruralidad

Uno de cada cinco electores en Ecuador vive en zonas rurales. Para los comicios del 2021 votarán 2 989 433 ciudadanos en el campo. Ellos son el 22,82% del padrón total.

Ese peso electoral estimula a los partidos y movimientos políticos que ven a la ruralidad como un nicho importante para sus futuros resultados electorales. Con la cercanía de los comicios generales, una frase conocida regresó a la palestra de ofrecimientos políticos: “volver los ojos al campo”.

En la etapa preelectoral ya se esgrimen dos visiones. De un lado, las organizaciones lanzan sus propuestas de campaña para captar la votación del la ruralidad; en la otra orilla, representantes del sector agrícola creen que no hay planteamientos de fondo para subsanar sus problemas históricos.

A nivel de provincias, las jurisdicciones con más sufragantes rurales son Pichincha, Manabí, Azuay, Tungurahua y Guayas. En cambio, a nivel de cantones, las localidades que encabezan el listado son Quito, Cuenca, Ambato, Latacunga y Riobamba. 

Kleber Sigüenza, expresidente de la Cámara Agrícola de la II Zona, cree que con cada elección las agrupaciones han visto al campo como “un botín político”, pues han buscado respaldo pero no se ha resuelto las necesidades de esa población. “Históricamente ha existido un baratillo de ofertas”.

Explicó que se necesita de créditos de baja tasa, abaratar costos de producción, eliminar aranceles para productos usados en actividades agrícolas, una reforma laboral para que la contratación y desvinculación de trabajadores sea posible acorde a la realidad de cada sector productivo.

Organizaciones como Creo, Pachakutik y Unión por la Esperanza (Unes) hacen sus ofertas. Reconocen que la ruralidad ha estado olvidada.

Cecilia Velasque, subcoordinadora de Pachakutik, afirmó que en 24 años de vida institucional del grupo la prioridad ha sido el tema de la alimentación y el agro. Recordó que durante la pandemia fue el sector “que le permitió sobrevivir a Ecuador”. La lista 18 tiene una importante presencia en la Sierra centro y Amazonía.

“Sin embargo, por más de 30 años, el agro ha sido olvidado, venimos insistiendo en que no solo hay que regresar la vista al campo, sino producir el campo, para ellos necesitamos disponibilidad del riego, crédito, asistencia técnica, semillas, comercialización, no solo se trata de una política agraria”.

En cambio, Jorge Vélez, dirigente de la alianza Unes, afirmó que han fortalecido el liderazgo rural para recoger las necesidades. Así, dijo, se identificó que es necesario aplicar la industrialización de los productos agrícolas e impulsar el desarrollo productivo.

En Guayas, por ejemplo, citó que hay grandes comunidades que se dedican a actividades como el arroz y el cangrejo que incluso habitan en áreas urbanas. “Hace falta explotar la parte turística para incentivar el bienestar social y económico”.

Para César Monge, director nacional de Creo, hubo olvido en la última década y se agravó en el actual gobierno. Dijo que se deben incorporar nuevas modalidades contractuales y tecnificar el sector agrícola a fin de que los trabajadores rurales tengan mayores ingresos.

“La ruralidad será una prioridad en el gobierno del cambio. De la mano del sector privado llegaremos con servicios básicos de agua potable y alcantarillado para precautelar la salud y bienestar”, dijo Monge.

Pero ¿cuán importante es la actividad que se genera en la ruralidad? De acuerdo con datos del último macro informe del Banco Central del Ecuador (año 2018), la agricultura, la ganadería, la acuacultura y la pesca generó USD 9 626 millones al PIB de Ecuador.

Ello significa el 8,94% de la economía total del país ese año. Katty Andrade, presidenta de Agroproductoras de la parroquia Tarqui, en Cuenca, cree que no se debe descuidar al campesinado por su fuerte incidencia en la economía nacional.

“Representamos una fuerza laboral importante, si no se hace nada seguiremos viendo la migración hacia las ciudades y a Estados Unidos”. El gobierno de Lenín Moreno, de su parte, reconoció la semana pasada el aporte de la mujer rural al país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *