¿Qué debe saber sobre la mamografía para detectar el cáncer de mama?

La mamografía es la opción para la detección oportuna del cáncer de mama, pero la periodicidad depende de la individualización de cada caso, dice la mastóloga y profesora del Colegio de Ciencias de la Salud de la Universidad San Francisco de Quito Myriam Andino.

“Se puede hacer a partir de los 40 años de edad cada dos o tres años hasta cumplir los 50. A partir de esta última edad pues debe hacerse cada uno o dos años. Si la paciente no tiene factores de riesgo como obesidad, sin antecedentes familiares y en la última no presentó novedades, pues se puede realizar cada dos años”, dice.

El diagnóstico para tener una alta probabilidad de sobrevida es el estadio 0 que es un cáncer encapsulado que no ha invadido, dice Andino, y el I que “son tumores pequeños que no afectan a los ganglios y con una tasa de curación de más del 90%”, agrega.

Pero el 15 % de los tumores no pueden ser observados por mamografías, dice Andino, por lo que al individualizar se detectan factores de riesgo y pues se determina que los estudios sean más seguidos.

“En estas pacientes se les complementa con una ecografía. Si hay una mama muy densa, con tejido fibroglandular muy denso y la mamografía se ve muy blanca pues necesita que se complemente con una ecografía”.

Uno de los problemas son los diagnósticos errados ya que hay radiólogos que no interpretan de forma adecuada las mamografías que se realizan.

Por ello es importante que la paciente verifique que el mamógrafo sea digital y que los especialistas que la atiendan pues sean parte de la Sociedad Ecuatoriana de Mastología, recomienda Andino.

«Apenas se logra detectar pues ella tiene que pasar inmediatamente a un programa de diagnóstico, biopsia y tratamiento, no tiene que pasar más de un mes desde que se lo descubren. Un tumor detectado muy a tiempo, no mayor de dos centímetros con ganglios negativos, es decir, una etapa muy temprana pues la paciente muy probablemente ni siquiera requerirá de quimioterapia», asegura Andino.

La detección tardía aumenta el costo del tratamiento, las complicaciones y pues disminuye la probabilidad de vida en las pacientes, acota la especialista.

En el hospital de Solca de Guayaquil se detectaron 988 nuevos casos de cáncer de mama durante el 2019.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *