Ecuador arranca sus exportaciones de mango y espera enviar 12,5 millones de cajas de 4 kilos

En Estados Unidos el negocio del mango se mueve en función de las temporadas de cosecha de los países productores de América Latina. Cuando Brasil termina de colocar su producción, Ecuador entra a exportar sus mangos.

La cosecha en el país arrancó la tercera semana de septiembre con la recolección de las variedades amarillas, las más tempraneras. Y estas semanas de octubre han comenzado los primeros envíos de Tommy Atkins, mango de coloración roja que más se exporta a Estados Unidos, mercado que capta más del 80 % de la producción.

Como va moviéndose la cosecha, los productores estiman preliminarmente que esta campaña podría bordear los 12,5 millones de cajas de 4 kilos, un descenso del 3,8 % frente a los 13 millones de cajas enviadas en el 2019.

Bernardo Malo, presidente de la Fundación Mango Ecuadorseñala que la baja en la producción está ligada a las condiciones climáticas registradas este año. «El clima juega un rol importante, ha estado frío en épocas en las que para el cultivo es necesario un poco de calor, eso tiene una incidencia en la producción», dice Malo.

A eso se agrega el hecho de que el mango es un cultivo alternante en su producción, es decir, un año registra un alto nivel y al siguiente tiende a bajar. Esto es algo que con manejo de campo se trata de mitigar.

En Ecuador 100 fincas cultivan mango para exportación de las variedades Tommy Atkins, Ataúlfo y Kent. Se estima que hay unas 5.500 hectáreas cultivadas.

Jorge Luis Pino, gerente comercial en una agencia de transporte de contenedores, estima con base en los promedios de las últimas tres temporadas que este sector exporta unos 2.500 contenedores de mango.

Los productores refieren que el impacto que generó el COVID-19 en los hábitos de consumo también tienen una incidencia en la estructura de compra de esta fruta.

Para esta campaña se cree que el canal de compra en supermercados y delivery podría crecer frente a los puntos de venta de plazas y mercados por el hecho de que hay consumidores que evitan ir a estos espacios.

A nivel de precios, Malo asegura que en esta campaña (septiembre-enero) se aspira a que haya precios saludables para el sector. «En estos momentos la transición entre Brasil, que es el país que nos antecede en la producción, es adecuada, no brusca y eso es bueno, esperamos que los precios se mantengan en buenos niveles», indica.

Jesse García, ejecutivo de la empresa La Produce Distributors de Los Ángeles, explica que cuando Ecuador se pone en marcha, Brasil se retira porque tiene costos más altos y eso hace más fácil el ingreso de la fruta ecuatoriana.

En el portal especializado Fresh Plaza, García especifica que se esperan de Ecuador frutas grandes y pequeñas, calibre 10 y 12.

El mango es un producto que para exportarse a mercados como Estados Unidos pasa por estrictos controles y monitoreos fitosanitarios con el fin de evitar la plaga de la mosca de la fruta.

La Agencia de Regulación y Control Fito y Zoosanitario (Agrocalidad) ha desplegado más de 50 técnicos en los diferentes puntos de certificación de la fruta que van para la exportación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *