Unos 2 millones de alumnos en la Sierra y la Amazonía de Ecuador inician clases en línea

Unos 2 millones de estudiantes inician este martes un nuevo periodo lectivo en la Sierra y la Amazonía de Ecuador, donde cerca de 100.000 docentes impartirán clases en modalidades educativas adaptadas al impacto de la pandemia del coronavirus.

Así lo refirió a Efe la ministra ecuatoriana de Educación, Montserrat Creamer, quien recordó que desde marzo pasado, en medio de la pandemia, se vienen aplicando nuevas formas de enseñanza ante el avance del COVID-19.Su cartera ha ofrecido la posibilidad de la modalidad abierta de enseñanza, que puede ser en línea o virtual, además de la llamada «educación en casa», bajo responsabilidad de los padres.

ATÍPICO INICIO DE AÑO ESCOLAR

En un mensaje a la nación previa la inauguración de clases, el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, envió este martes un saludo a los 1,8 millones de estudiantes y a los miles de maestros que inician el año lectivo de una manera atípica a causa del COVID-19, en 6.000 instituciones educativas.

En la nueva modalidad, la educación en línea ofrece la posibilidad de reuniones por internet en tiempo real, mientras que la virtual acepta la posibilidad de encuentros esporádicos.

La educación en casa o «homeschooling» requiere que los padres de familia asuman la responsabilidad de educar directamente o a través de tutores a sus hijos, con el apoyo de una institución educativa.

Lo que se busca, explicó la ministra a Efe, es que «toda institución educativa, pero sobre todo, toda familia, pueda decidir según sus recursos, según sus necesidades, qué educación quiere brindar a sus hijos».

La titular de Educación indicó, además, que los protocolos para el retorno a clases presenciales están listos, por lo que hizo un llamamiento a las unidades educativas que adopten este formato para que apliquen las medidas sanitarias requeridas, que deben ser aprobadas primero por el Comité de Operaciones de Emergencia (COE).

«Al momento hay dos instituciones de la Sierra que están interesadas en ejercer ese plan piloto (de modalidad abierta) de manera opcional y estamos esperando a que se realice la propuesta», manifestó.

FUGA DE COLEGIOS PRIVADOS

El primer caso de coronavirus en Ecuador se registró el 29 de febrero, y desde entonces se contabilizan en el país sudamericano unos 114.000 positivos, 6.556 decesos confirmados y otros 3.741 «probables» por la enfermedad.

Desde entonces, la educación se trasladó a los monitores pero el Gobierno tiene la aspiración de ir reabriendo colegios de forma progresiva a lo largo del año, una medida que se ha encontrado la oposición de muchos padres, docentes y hasta numerosos alcaldes.Otra consecuencia directa de la pandemia, o más bien de la crisis económica, es la fuga de alumnos de colegios privados a públicos.

La cartera de Estado contabiliza que aproximadamente 52.000 estudiantes han pasado de la educación particular a la pública, que tienen disponibles 500.000 cupos para posibles traslados.

José Luis Correa, representante de la Unidad Educativa «Khipu», en Quito, ciudad donde hay alrededor de 1.500 colegios privados, se lamentó de que de los 164 estudiantes que asistían a su establecimiento el año pasado, actualmente sólo cien se han inscrito, tanto en educación básica como para el bachillerato.

«Algunos se han cambiado a colegios fiscales (privados), otros tuvieron que cambiarse de domicilio, también hay casos de alumnos impagos», indicó Correa al advertir la difícil situación del sector tras la pandemia, que se ha visto obligado a hacer fuertes recortes.Ruth Montenegro, inspectora general de la Unidad Educativa pública «Alfonso Lasso Bermeo», confirmó el registro de nuevos alumnos provenientes de entidades privadas, algo que, según dijo, es «poco usual».

«Tenemos un aproximado de 70 de colegios particulares y lógicamente seguirán llegando porque, según los lineamientos del Ministerio, podemos seguir acogiendo estudiantes hasta terminado el primer quimestre», mencionó a Efe la inspectora.

PROBLEMAS DE CONEXIÓN

En cualquier caso, privados o públicos, para la educación en línea las autoridades ecuatorianas deben afrontar también el problema de acceso a equipos electrónicos y a internet, sobre todo en las menos pudientes zonas rurales de la Sierra y la Amazonía.Porque a la falta de recursos en muchas familias, se suma además la falta de conectividad en zonas alejadas.

Montenegro explicó que el año pasado, al comenzar la pandemia, la mayoría de estudiantes accedió a clases en línea, pero un grupo de alumnos se trasladó a zonas rurales y fue difícil contactarlos, por lo que no avanzaron como se tenía planeado.

Y es que en las regiones más distantes, la conectividad se reduce de forma dramática, por debajo de un tercio de los hogares, lo que obliga a soluciones alternativas como la de que los maestros visiten periódicamente a los alumnos para entregarles la tarea. EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *