CCPD-Santa Ana con apoyo del GAD Municipal ayuda a pareja de adultos mayores que perdió su vivienda

María Catagua Zambrano y Bolívar Vélez son una pareja de adultos mayores que viven en la casa de uno de sus hijos, arriba del callejón Olton en Santa Ana. Ellos no tienen vivienda, ya que por el mal estado y el riesgo que ellos corrían en la casa donde habitaban, tuvo que ser demolida.

En un trabajo articulado el Consejo Cantonal de Protección de Derechos de Santa Ana (CCPD-SA) con apoyo del GAD Municipal del cantón realizan las labores de remoción, nivelación y compactación del suelo donde se asentará una nueva vivienda, indicó Priscila Solórzano, secretaria ejecutiva del CCPD-SA.

“En primera instancia con maquinarias municipal se sacó tierra para evitar posteriores deslizamientos y luego se dejará nivelado el suelo. Como Consejo Cantonal articulamos estos trabajos con el municipio, porque como dice la ley del adulto mayor, el Estado tiene que garantizar la protección para brindar esta ayuda que estaba como emergencia”, dijo Solórzano.

Ante ello, Ana Vélez, hija de los afectados, señaló que la construcción de una nueva vivienda para sus padres está dentro un proyecto que consta como prioridad por el estado de discapacidad y vulnerabilidad de sus progenitores.

“Hay un plan que el ingeniero Ramón Mieles está fomentando para la construcción de viviendas, entre ellas está la de mis padres, hace 8 días él me dijo que si Dios lo permite y cambian a semáforo amarillo en estos días se va a Quito para empezar y poder construir las casas, dijo que, entre ellas la primera es la de mi papá por su discapacidad siendo prioridad”, comentó Vélez.

De su parte, los adultos mayores dicen no pedir grandeza sino un lugar donde tengan su espacio para vivir cómodamente.

“Aquí me siento bien con mi hijo y mi nieta, pero nada es como la casa de uno, yo me siento como desesperada, es la primera casa que desbaratamos y me siento angustiada porque parece que no voy alcanzar a ver mi nueva casa” dijo entre lágrimas María Catagua. Al igual que ella, su esposo espera que este sueño se  cristalice.

Mientras esto se concrete, por ahora María y Bolívar viven en casa de uno de sus hijos que los acogió. Sin embargo, por la falta de espacio en el lugar se le improvisó un cuarto a don Vélez a lado de la vivienda de su hijo.

En tanto, el Consejo Cantonal de Protección de Derechos sigue de cerca este caso brindando la atención necesaria para estas personas que están dentro de los grupos de atención prioritarios, mencionó la secretaria ejecutiva del CCPD Priscila Solórzano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *