Síntomas para identificar a un niño con COVID-19

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica, en base a estudios, que los niños y los adolescentes tienen las mismas probabilidades de infectarse que cualquier otro grupo de edad y pueden propagar la enfermedad del COVID-19.

Las pruebas hasta la fecha sugieren que los niños y los adultos jóvenes tienen menos probabilidades de desarrollar una enfermedad grave, pero con todo se pueden dar casos graves en estos grupos de edad, que también deben seguir las mismas pautas de cuarentena y aislamiento si existe el riesgo de que hayan estado expuestos o si presentan síntomas.

El coronavirus puede causar:

  • Fiebre
  • Tos
  • Dolor de garganta
  • Respiración rápida
  • Escalofríos
  • Temblores con escalofríos
  • Ddolor muscular
  • Dolor de cabeza
  • Pérdida del sentido del gusto y del olor

Rara inflamación

Por otra parte, países como EE. UU., Italia o Reino Unido han reportado que algunos niños están presentando síntomas causados por la inflamación de todo el cuerpo, a veces varias semanas después de haberse infectado con el virus.

El portal Kids Health detalla que los médicos están tratando de descubrir cómo se relacionan estos síntomas con la infección por coronavirus.

Entre los síntomas que se han visto en estos niños, se incluyen los siguientes:

  • Fiebre de varios días de duración
  • Dolor abdominal
  • Vómitos o diarrea
  • Erupción en la piel
  • Labios rojos, secos y agrietados
  • Ojos rojos
  • Hinchazón de manos o pies
  • Dolor en las articulaciones
  • Mareos
  • Problemas en la vista
  • Dolor de cabeza
  • Palidez

Recuperación y contagio

Se estima que los niños infectados con el virus se recuperan dentro de una o dos semanas desde el inicio de la enfermedad.

La doctora Rosalind Eggo, una modeladora de enfermedades infecciosas de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, dijo que ha visto señales que indican que los niños podrían no propagar tanto el nuevo virus como los adultos, detalla la agencia Reuters.

“Hay indicios de que (los niños) son menos infecciosos, pero no es seguro”, dijo Eggo, quien participa en un comité que asesora al Gobierno británico sobre la transmisión del COVID-19 entre niños y dentro de escuelas, a la Comisión de Ciencias de la Cámara alta del Parlamento británico.

Eggo comentó que es muy difícil determinar cuán contagiosos son los niños que no muestran señales de estar enfermos, aunque sostuvo que está comenzando a surgir algo de evidencia de que habría una menor posibilidad de infección a través de ellos. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *