Afiliados al día, pero con menos ingresos por COVID-19, tienen opción de aplazar cuotas de créditos hipotecarios en el Biess

Los afiliados que están al día en sus préstamos hipotecarios también tienen opciones en el Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess) para amortiguar sus pagos si su condición económica ha cambiado de manera importante o crítica debido a la crisis o porque negociaron con sus empleadores un nuevo acuerdo en el cual los salarios van a ser menores o que quedó casante y no tiene sus ingresos.

«A pesar de que estén al día, pueden ir a través del canal de www.biess.fin.ec, al correo solucionesdepago@biess.fin.ec, a solicitar refinanciamiento en este caso», indicó el gerente de la entidad, Vinicio Troncoso.

Y hay otra posibilidad «que estamos dando es la novación. Puede ser las próximas tres o cuatro cuotas no las voy a poder pagar, por ende mande capital mas interés al final del crédito: pero sigue siendo la misma operación».

Cuál es la diferencia entre refinanciamiento y reestructuración?

Para quienes ya entraron en mora está el refinanciamiento, este se da cuando la mora es de hasta 210 días, luego de eso se trata de una reestructuración. La única diferencia es la edad de la mora, «cuando uno refinancia generalmente la condición crediticia del sujeto en el sistema financiero no cambia, todavía es buena. Cuando uno ya reestructura es porque ha tenido más tiempo en mora y tiene otras condiciones crediticia, es un poco más técnico. Contablemente se las cuenta de distinta forma», explica Troncoso.

Para el grupo que ya cayó en mora aplica esa alternativa que da hasta 18 meses de gracia para el pago e implica la firma de un nuevo contrato: «Si mis condiciones antes eran ‘le voy a pagar en 15 años plazo a una tasa de interés de tanto que me dan cuotas de tanto, ahora dada mi situación le voy a poder pagar no a 15 años sino a 20 años, 25 o 30 años plazo, y necesito una gracia de capital e interés de seis cuotas porque con mi empleador llegue a distinta condición'».

Unos 1900 afiliados ya llegaron a un acuerdo de pago con el Biess para sus hipotecarios desde abril. Es un número muy bajo en relación a los datos de morosidad que tiene esta institución: 25 000 ya estaban en mora antes de la crisis y ahora otros 25 000 afiliados podrían sumarse.

Por eso el Biess pide a sus clientes de hipotecarios que tengan problemas porque sus condiciones económicas cambiaron: entró en cesantía o llegó a un nuevo acuerdo económico con su empleador y en consecuencia tiene menores ingresos, se comuniquen directamente al Biess. En su portal www.biess.fin.ec tiene inofrmación de sus canales virtuales y al correo solucionesdepago@biess.fin.ec se debe enviar la propuesta de pago.

Las solicitudes derivan en la firma de un nuevo mutuo hipotecarios y se concretará cuando las notarías y los registros de la propiedad estén abiertos también. Pero ya estamos en esa negociación y esa negociación también implica la ley la que hoy por hoy ya no se generan interés por mora ni ningún recargo adicional».

Opción de liquidar el hipotecario también está en la web

La semana pasada se habiltó la opción de abonos extraordinarios o precancelaciones totales, para generar la orden de pago y acreditar en cualquier institución financiera el préstamo, en el caso de quienes han sido liquidados y con el dinero pagado quieren cancelar lo que les falta de su hipotecario.

Estas medidas ya están vigentes y al momento no se considera algún ajuste por las disposiciones establecidas en la Ley de Apoyo Humanitario para la reestructuración de créditos. Lo que consta en ese proyecto que espera el ejecútese del presidente de la República «es prácticamente lo mismo, no habría un ajuste adicional, estaríamos adelantados en ese caso», comenta Troncoso.

Baja recaudación de aportes y demanda de crédito

Al cierre de abril se registró un cierto nivel de deterioro en la recaudación de las planillas de aporte de los patronos: 14 % menos. Aunque el gerente del Biess, Vinicio Troncoso, indica que eso es bastante inferior a las expectativas que tenían. Ahora se espera concocer las cifras de mayo.

Otra disminución ha sido en la demanda de créditos. «El propio afiliado está requiriendo menor cantidad de préstamos quirografarios normales, creemos que eso va a irse normalizando de conformidad de la econmía y la reinserción de los negocios».

Los quirografarios tradicionales ahora se dan con un año adicional de plazo. Al mes se entregaban unos $200 millones al mes, y desde abril cayó a $100 millones. Con los emergentes se han entregado $50 millones. «Si vemos menos demanda». 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *