Colegios privados en desacuerdo con alargar inicio de clases en la Costa

Al menos durante un mes más estará suspendido el inicio de clases en el régimen Costa y Galápagos, para evitar la propagación del COVID-19, anunció este lunes la ministra de Gobierno, María Paula Romo, en cadena nacional.

En los padres de familia había cuestionamientos y dudas sobre la reanudación de las actividades escolares, prevista para el próximo 4 de mayo. Los factores eran varios: los costos de matrículas cuando muchos no pueden solventar este gasto por la restricción de movilidad en el país o el uso de internet y equipos de computación en casa para realizar el sistema de educación a distancia.

El domingo 19, el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional decidió postergar el inicio de las actividades educativas en unidades educativas fiscales, municipales, fiscomisionales y particulares, además de los bachilleratos internacionales, de las regiones Costa y Galápagos.

También los exámenes remediales del año lectivo 2019-2020 en esas regiones quedaron suspendidos hasta que se establezca una nueva fecha de inicio de clases.

Además, el Ministerio de Educación indicó que los estudiantes que tengan pendiente rendir exámenes de grado lo harán según la metodología que se defina para el régimen Sierra y Amazonía.

Esta cartera de Estado agregó que la fase de matrículas extraordinarias y traslados se mantiene para el próximo 4 de mayo, accediendo desde el portal web juntos.educacion.gob.ec.

Quienes no puedan acceder al sitio, lo podrán hacer mediante números telefónicos que serán habilitados y anunciados el próximo 1 de mayo.

La ministra Romo aseguró que el Gobierno espera reanudar las clases en junio, siguiendo los debidos protocolos de salud. Uno de los motivos es para que las entidades privadas “puedan subsistir”.

No obstante, representantes de colegios privados mostraron su desacuerdo por esta disposición. A través de una misiva, señalaron que sus instituciones tienen la capacidad técnico-pedagógica para iniciar clases el próximo 4 de mayo.

“Consideramos que la medida anunciada de la suspensión del inicio de clases constituye una acción discriminatoria y atenta a los derechos constitucionales de niños, niñas y adolescentes de la región Costa”, recogió el comunicado firmado, entre otros, por Rómulo López, presidente de la Confederación Ecuatoriana de Establecimientos de Educación (Confedec).

Mientras la Secretaria Nacional de Educación Superior, Ciencia y Tecnología (Senescyt) analiza la reanudación de clases virtuales para universidades de la Costa.

Romo manifestó este lunes que dicho análisis está basado en que estas instituciones trabajan con más recursos tecnológicos, lo que facilitaría el sistema de educación a distancia. (I)

Economía

Representantes de organizaciones de colegios privados explicaron en un boletín que el sector educativo es empleador masivo directo e indirecto, por lo que la postergación del inicio de clases les afecta económicamente. “Tan solo en el sector particular régimen Costa representa más de 31 300 docentes y 9320 miembros del cuerpo administrativo”, expresaron en un boletín. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *