Vacuna de la tuberculosis podría ser de ayuda para enfrentar al COVID-19

En medio de la pandemia de coronavirus COVID-19 que afecta al mundo, tal vez una vacuna que lleva mucho tiempo entre la población podría ser de ayuda.

¿La famosa BCG podría preservar al personal sanitario de la COVID-19? A la espera de que se desarrolle una vacuna específica, varios ensayos evalúan los efectos protectores del antígeno contra la tuberculosis, mientras España prueba un nuevo producto.

«Sabemos desde hace décadas que la BCG tiene efectos beneficiosos no específicos», es decir, que protege contra otras enfermedades además de la tuberculosis, explica Camille Locht, microbiólogo y director de investigación en el Instituto Pasteur.

La vacuna de la BCG protege a los niños de enfermedades respiratorias y además se utiliza para tratar algunos tipos de cáncer de vejiga y se cree que puede actuar contra el asma y enfermedades autoinmunes como la diabetes de tipo 1.

La hipótesis es que esta vacuna podría tener un efecto similar frente al coronavirus, ya fuera disminuyendo el riesgo de ser infectado o limitando la gravedad de los síntomas.

El personal sanitario es el «principal grupo que podría beneficiarse» de esta potencial aplicación, puesto que forma parte de los colectivos de mayor riesgo y protegerlo es primordial, según Locht, a punto de finalizar el protocolo de un ensayo clínico en Francia.

«Ejercicio militar»

Mihai Netea, profesor de medicina experimental del Centro Médico de la Universidad de Radboud (Holanda), anunció hace dos semanas un ensayo clínico junto a la Universidad de Utrecht, con 1.000 profesionales sanitarios: 500 recibirán la vacuna y 500 un placebo.

Las vacunas actúan como «un ejercicio militar en tiempos de paz» para «combatir el enemigo con eficacia en tiempos de guerra», dijo el director de investigación Laurent Lagrost a la cadena francesa BFM TV.

En el caso de la COVID-19, su aplicación sería doblemente útil puesto que además de la infección viral, el virus provoca, en sus formas más graves, una respuesta inmunitaria excesiva, con la producción incontrolada de proteínas proinflamatorias, las citocinas.

Ensayo clínico en España

En España, un grupo de investigadores prevé realizar un ensayo clínico en cuatro hospitales no con la BCG sino con una nueva vacuna desarrollada por la empresa de biotecnología gallega Biofabri.

Carlos Martín, profesor de microbiología de la Universidad de Zaragoza explica que esta vacuna fue «desarrollada a partir de una cepa aislada en los humanos», mientras que la «BCG está preparada a partir de la cepa de la bacteria que infecta a los bovinos» y que además en la primera se desactivaron dos genes responsables en la virulencia de la tuberculosis.

Otra ventaja, al ser fabricada en Europa, estaría disponible rápidamente, mientras que la BCG plantea problemas de suministro y además el hecho de emplearla para adultos en Europa podría privar de ella a niños en países donde la tuberculosis es todavía endémica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *