La Dirección General de Aviación Civil (DGAC) emite disposiciones para el sector del transporte aéreo

El Comité Nacional de Operaciones de Emergencia (COE), intensificó las medidas para evitar y prevenir la transmisión del coronavirus (COVID-19) en Ecuador, en este sentido la Dirección General de Aviación Civil (DGAC) emitió disposiciones para el sector del transporte aéreo.

A partir del domingo 15 de marzo, desde las 23:59, se suspende la entrada al país de las personas de nacionalidad extranjera que arriben al Ecuador por vía aérea, marítima o terrestre. Asimismo, los ciudadanos ecuatorianos que se encuentren en el exterior podrán retornar e ingresar al país solo hasta 23:59 del lunes 16 de marzo del año en curso. En las próximas horas, hasta que arranque la ejecución de estas nuevas medidas, las personas que lleguen a Ecuador deberán cumplir con la revisión médica o el aislamiento obligatorio, según los protocolos vigentes.

Asimismo, se restringe el ingreso a las islas Galápagos. Por ello, las personas nacionales o extranjeras, que provengan del cualquier lugar del exterior, deberán acogerse a un aislamiento preventivo obligatorio durante 14 días. Este periodo deberá cumplirse en el territorio continental.

Se cierran, en su mayoría, los pasos fronterizos terrestres. Solo estarán habilitados los siguientes puntos: al norte, Rumichaca, San Miguel, Puerto El Carmen; y al sur, Huaquillas, Macará y Zapotillo.

Para quienes se encuentran dentro de Ecuador, y tomando en cuenta que la ciudadanía no ha cumplido las recomendaciones para evitar conglomeraciones, el COE decidió suspender todos los eventos masivos, incluyendo los relacionados a la Semana Santa y ceremonias religiosas. De igual manera, se restringe de forma inmediata el funcionamiento de cines, gimnasios, teatros, conciertos, funciones de circo, reuniones y similares. Asimismo, queda prohibido todo espectáculo público cuyo aforo supere las 30 personas.

Dado que la población adulta mayor es la más vulnerable al contagio del COVID-19, también se prohíben las visitas a los centros gerontológicos a escala nacional. “Debemos cuidarlos a ellos, más que a nadie”, resaltó el Vicepresidente. En cambio, para los centros de rehabilitación social, se aplicarán protocolos especiales para visitas y otras actividades.

Asimismo, para garantizar que se brinde la atención médica oportuna a posibles casos con COVID-19, se determinó que cualquier persona que niegue, limite u obstaculice este servicio será sancionada de acuerdo a lo dispuesto en el Código Orgánico Integral Penal (COIP). Esta medida se dio en vista de que, en las últimas horas, se registró un incidente protagonizado por un grupo de ciudadanos que impidieron que una ambulancia ingrese a una casa de salud para efectuar exámenes a una paciente. “Esto no se va a permitir, ¡se va a sancionar! Los centros de salud están para atender a las personas que lo requieren”, enfatizó el Segundo Mandatario.

En cuanto al protocolo para el manejo de cadáveres de personas que portaron la enfermedad, se establece la obligatoriedad de cremar los cuerpos.

Otra de las medidas es que todo profesional de la salud que preste servicios en cualquier parte del país, deberá -de forma obligatoria- aprobar el programa (en línea) que la Organización Mundial de la Salud (OMS) puso a disposición en torno a la atención del COVID-19.

De otro lado, en colaboración con los Gobiernos Autónomos Descentralizados, se dispuso que los buses de transporte público sean desinfectados cada tres horas. Y desde el lunes 16 de marzo, el Ministerio de Telecomunicaciones pondrá en funcionamiento una aplicación para que los ciudadanos se registren y controlen su estado de salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *